Cuando pierdes a una persona muy querida

 

                                  Muere11

Cuando pierdes a una persona muy querida, cuando esa persona fallece, te sientes triste, vacio por dentro, destrozado y las lágrimas invaden tu rostro. Creo que a muchos de vosotros si os ha pasado esto, os habéis sentido igual o peor.

Lo peor de todo es la impotencia que se llega a sentir a mirar el cuerpo de esa persona y no poder hacer nada para que abra los ojos. La mente se te llena de recuerdos, de palabras que solía decir, el terror de perder para siempre esa persona invade tu alma y te bloqueas, de una manera tan extraña, está llorando todo tu cuerpo y te esta temblando el alma, el corazón hasta el mas allá de los huesos. Estas rezando y suplicándole a Dios que esta cruel pesadilla no sea verdad.

Y le estás hablando … para ver si te oye..”Mira que soy yo, estoy aquí contigo, despierta por favor ¡!!yo si sé que me estas escuchando!”

Pero como duele..Hasta el aire que respiras parecen puñaladas en el corazón. Duele que no te diga ni una palabra siquiera ... Y los remordimientos te comen vivo. ¿Por qué no he hecho esto? ¿O lo otro? Quizás algún día me va a perdonar?

Ayy!! Me has enseñado tantas cosas pero nunca me has enseñado que tengo que hacer cuando ya no estés! Despierta ¡Porque mi alma no quiere dejarte ir! Y yo si se que tú me oyes! No me has enseñado que decirle a mi corazón y está llorando por tu partida, ya no se qué hacer, porque aquí no queda nada de nada! Que hago sin ti!?

Te marchaste sin palabras, Dios te alejo de mí sin ninguna respuesta, has dejado muchos corazones heridas atrás. Necesito tenerte aquí, junto a mí. Nunca he pensado que llegaría este día, pero aunque lo hubiera hecho nunca hubiera imaginado un dolor tan grande.

Algo se me fue contigo! Tu solo espérame, que algún día te alcanzare. Y hasta entonces vivirás en mi mente y mi corazón por los años que me quede de vida!

Como duele todo esto, tus manos que hasta ahora me acariciaban ahora están tan fríos, helados. Tus ojos no me quieren mirar, y tu boca no me quiere decir ni una palabra.

Porque Dios? Tantos pecados tengo para tener que pagarlos así? Con este terrible sufrimiento? Porque me la quitaste si al menos poderle dado un beso antes ¿? Y ahora quien me va a recibir con los brazos abiertos y con lagrimas de alegría en ojos por verme? ¡Ay Dios! Dime si por lo menos en donde te la llevaste está bien? Y si cuando mi tiempo llegara, voy a estar a su lado de nuevo?

Este es tu ultimo camino, te perdí para siempre! Dios cuídamela!

Y después de un tiempo, las lagrimas no llegan a secarse, pero tu estas en mis sueños. Ahí te veo! Y estas viva y me cuentas cosas, me regañas, me besas y me abrazas. Por lo menos te puedo ver ahí, en mis sueños! Y no sé si es que estoy loca pero te siento muy presente, y yo se que estás conmigo y me acompañas siempre.

                               Descansa en paz alma buena!