El retraso mental

Deficiencia mental

El retraso mental se define como una dificultad esencial para el aprendizaje y ejecución de algunas habilidades de la vida diaria.

Las características básicas de las personas con retraso mental se centran en las siguientes áreas: salud, desarrollo motor, desarrollo cognitivo, lenguaje y comunicación, desarrollo psicológico y emocional y en la adaptación social.

Hay cuatro tipos de retraso mental:

-leve

-moderado

-grave

-profundo

A la hora de interactuar y trabajar con niños con retraso mental tenemos que estructurar muy bien las actividades y explicarles cada paso. Además hay que motivarlos continuamente.

Causas del retraso mental:

-Biomédicos: factores relacionados con procesos biológicos como trastornos genéticos

Ejemplo: enfermedades maternas, trastornos degenerativos, trastornos epilépticos

-Sociales: factores que se relacionan con la interacción familiar y social, como la estimulación y la respuesta de los adultos.

Ejemplo: abuso y abandono infantil; desventaja psicosocial (estatus social de los padres y el niño)

-Conductuales: factores relacionados con conductas causantes de discapacidad, como las actividades peligrosas o el abuso de sustancias toxicas por parte de la madre

Ejemplo: drogas y toxinas, tales como la cocaína narcóticos, alcohol, etc.

Malnutrición intrauterina (malnutrición de la madre)

-Educativos: factores relacionados con la existencia de apoyos educativos para promover el desarrollo mental y el desarrollo de habilidades adaptativas.

 

Tenemos que tener en cuenta que los niños con retraso mental necesitan un aprendizaje un poco más lento, pero a la vez mucho más activo. La enseñanza dirigida debe fraccionarse en pequeñas partes y es necesario que se realicen muchas repeticiones para que le sea posible al niño avanzar a pequeños pasos.

 

salud; niños; retraso mental;